Destinos de viajes del Imserso

Destino Galicia

destino galicia

Galicia es un sitio especial para ir de viaje. Tanto su naturaleza verde como sus rutas gastronomicas, su catedral de Santiago de Compostela, sus playas y publos. Galicia esta llena de sitios por descubrir y disfrutar. Es un destino ideal para personas mayores y para viajes del IMSERSO. 
Os resumimos algunas de las zonas de Galicia que se pueden visitar y descubrir viajando y disfrutando.

LUGO. Capital de la “Gallaecia” romana. Un paseo por sus murallas bajoimperiales Patrimonio de la Humanidad, preciosa Catedral de fachada barroca-neoclásica de San Froilán con su altar del Santísimo Sacramento y capilla de Nuestra Señora dos Ollos Grandes. 

A CORUÑA. En el golfo dominado antaño por la treba celta de los artabros, se alza cual vigía la península de la “Ciudad de Cristal”. A Coruña modernista y ciudad-museo. Paseo marítimo más bello del mundo, Ciudad Vieja con encanto medieval, y la Dama Coruñesa: la Torre de Hércules, el único faro romano aún en funcionamiento en la actualidad.

VIGO. Visita a la ciudad olívica, capital de servicios y humana. Centro de una de las rías con más encanto en todo el mundo AS RIAS BAIXAS GALEGAS. Desde el monte-mirador de O Castro, divisamos este antiguo “vicus” a los pies de decenas de bateas donde crece el mejillón y la ostra. Seguimos hasta Baiona,  testigo de la vuelta de la carabela colombina “La Pinta” en 1493. Desde lo alto se divisa la hermana Portugal.

PONTEVEDRA. Ciudad medieval y moderna, del Renacimiento en Santa María A Nova, ciudad de Santo Domingo, Sor Lucía de Fátima y ciudad peregrina. Pero sobre todo Ciudad, esplendor del siglo XVI. En las Ferrerías, uno de los cascos históricos más logrados de España. Pontevedra es lar de marinos.

OURENSE. Suelo rico en vida y patrimonio. Su catedral nos abre su Puerta del Paraíso, y sus rúas nos llevan a la Galiza de piedra y agua hirviendo que sale de sus entrañas en las muy famosas Burgas, antiguo “caldarium” de los romanos, constructores de la Via Nova. Sobre esta vía seguiremos nuestros pasos entre “sequeiros” de castañas y a orillas de un río sagrado: el Sil. Sagradas también son sus riberas, la “Ribeira Sacrata” rebosante de vinos.