Destinos de viajes del Imserso

Salud y envejecimiento activo

salud para mayores

Lo que la sociedad, la propia familia e, incluso, uno mismo, piensa sobre el envejecimiento y la vejez puede convertirse en profecias que se cumplan.

Es cierto que la edad está asociada a una mayor probabilidad de enfermar, menor actividad, menor implicación social… todo ello no debe ser atribuido solo a la edad sino que, en parte, se deben a prejuicios e imágenes erróneas sobre el envejecimiento y la vejez que no son más que generalizaciones negativas o estereotipos heredados de otras épocas. 

La vejez ha de ser concebida como una etapa más de nuestro desarrollo personal, que puede vivirse con plenitud y de manera activa. Por eso vivir nuestra etapa de la vejez con vitalidad es algo tan sencillo como retomar ciertos hábitos descuidados con el tiempo o poner en marcha nuevas actividades, adaptadas a nuestra situación actual. Algunos ejemplos son hacer deporte, participar en programas de voluntariado para mayores o planificar viajes como los que ofrece el Imserso.

El envejecimiento activo no solo es una actitud ante una nueva etapa de la vida, también mejora la salud y las habilidades sociales e interpersonales.